¿Tu empresa está lista para hacer innovación disruptiva?

Para poder posicionarte en las bases digitales del futuro debes cambiar de cultura y modificar tu liderazgo.

Todo proyecto de inteligencia artificial tiene, al menos, dos tipos de retorno de inversión: uno evidente, calculado por una Tasa Interna de Retorno (TIR), que se enfoca en el beneficio económico del proyecto y, como toda solicitud de inversión, se aprueba por los Consejos de Inversión o por los dueños; el otro ROI, que es trascendental a largo plazo, es difícil de medir y es, hasta cierto punto, incomprendido y, para muchos, riesgoso: tiene que ver con las capacidades digitales que añade a las empresas el hecho de hacer innovación disruptiva con las tecnologías emergentes de Industria 4.0.

Cuando una organización no aplica un buen liderazgo y quiere resultados inmediatos es cuando apuestan por este tipo de tecnologías, ya que muchas organizaciones por más globales que sean, aún no están listas para tomar riesgos y salirse del cuadrado en el que están.

Es necesario hacer hincapié en que la inteligencia artificial no es una varita mágica que transforma los datos en dinero sin dedicarle tiempo y esfuerzo, no es un ERP ni cualquier proyecto de IT.

Cuando decidimos inventar y crear algo es porque tenemos visión de que en el futuro eso nos llevará a ser diferentes al resto, comprar o implementar lo que ya existe no requiere tanto esfuerzo, pero tampoco nos dará capacidades innovadoras y digitales para crear ventajas competitivas.

Por ejemplo, vamos a suponer que tenemos un proyecto con un directivo de innovación en una empresa de autopartes que entiende muy bien la necesidad de establecer un nuevo liderazgo alrededor de la innovación disruptiva. En su caso, el proyecto es de inteligencia artificial. ¿Qué hizo diferente para facilitar la adopción de esta tecnología? Incorporó a las áreas clave como Operaciones, Ingeniería y Producción, transmitiéndoles los retos y demandas de la organización, y manejando adecuadamente las expectativas en torno a una tecnología como esta. “Señores, esto es un proceso de iteración que conlleva la innovación disruptiva, de fallos y aciertos; hagamos equipo y colaboremos con nuestro proveedor porque necesita forzosamente de nuestra ayuda, ustedes son los expertos y dueños del proceso”, les explicó durante una junta en la que estuve presente.

Por eso es de suma importancia que se aplique un nuevo liderazgo en la era digital, gente que sepa llevar un proceso de innovación disruptiva y que entienda lo que está en juego, que esté dispuesta a esperar resultados pro a largo plazo para diferenciarse de la competencia y obtener una mayor sostenibilidad en el futuro.

¿Estás dispuesto a cambiar de liderazgo y cultura?



Open chat
Cotiza Aquí